El Teide paso a paso: Teide Tour en Tenerife

Cuando alguien te dice que lo importante no es el destino, sino el viaje, no conoce el Teide. El viaje en sí es sorprendente: subir al Teide por cualquiera de sus accesos es espectacular por los cambios de microclimas a medida que vamos ascendiendo, que influyen en la diversidad de los paisajes y en lo diferente que es la flora a cada altura. Y cuando llegas a la cima, el paisaje volcánico ostentosamente árido sobrecoge al visitante que no espera que sea tan imponente. Aunque ir al Teide y no subir a la cima no es una experiencia completa.

Caminar en el Teide

Si vas a emprender la subida a la cima más alta de España, lo primero que debes planificar es el calzado. Lleva algo cómodo para caminar y vete preparado tanto para el frío como para el calor. El buen tiempo en la costa engaña: date cuenta de que Tenerife es un puzzle de microclimas según la altura y la influencia de los alisios. A 3.500 metros de altura, la temperatura baja y el viento, que es mucho más intenso porque no tiene quien lo pare, aumenta la sensación térmica de frío. También lleva protección solar (estás por encima del mar de nubes y los rayos ultravioletas del sol son mucho más peligrosos).

Por otro lado, también es aconsejable llevar agua o algún líquido que te ayude a refrescarte en el camino.

Paradas en el recorrido

Dependiendo de donde esté tu hotel, hay distintas rutas para subir al Teide. En cada una de ellas encontrarás varios miradores (hay un total de 23 entre los varios accesos) que ofrecen panorámicas diferentes, a cual más maravillosa. El Mirador de Chipeque, el Mirador de la Tarta (desde el que podemos ver en un corte de la montaña las diferentes coladas del volcán), el Mirador de Ortuño, Boca Tauce o el mirador de los Roques de García (este ya no depende del acceso porque está en la base del Teide) son algunos de los más impresionantes.

Experiencia del teleférico

Es la opción más cómoda y rápida para subir a la cumbre y salvar los 1.200 metros de desnivel entre la estación base y la Rambleta. Se tarda unos 10 minutos en llegar en una cabina de cristal en la que caben unas 35 personas de pie (aunque hay asientos en uno de los frontales para 5 ó 6 personas). Hay muchas opciones que incluyen el ticket del teleférico, incluyendo Teide Tour, una de las mejores excursiones con Volcano Teide en la que poder, además de subir al pico, descubrir los paisajes más bonitos del Parque Nacional acompañado por un guía oficial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *